15/04/2016 admin

Ibiza es un parque de atracciones natural para el deporte al aire libre


Juanjo Planells (Sant Antoni de Portmany, 1968) lleva dos décadas volcado en el mundo del deporte como organizador. Antes fue ciclista de carretera y dio sus primeros pasos como hostelero, llevando las riendas del Hostal Florencio, un negocio familiar muy ligado a sus actividades deportivas. Siguiendo los sueños de su hermano Bartolo, fallecido hace dos años, ambos crearon la Vuelta a Ibiza en mountain bike en el ya lejano 2000. Acaba de organizar la decimosexta edición de la ronda (con récord de participantes) y ya piensa en retos futuros mientras no se cansa de reivindicar a la isla de Ibiza como destino turístico-deportivo.

–¿De dónde vino la fiebre por organizar pruebas deportivas?

–Nos planteamos organizar una vuelta ciclista a la isla al año siguiente de entrar en la directiva del Club Ciclista Sant Antoni. Eso fue a finales de los noventa. El club había vivido su apogeo en la década anterior, cuando llegó a tener mil socios. Era una institución en nuestro pueblo, Sant Antoni de Portmany. Después de unos años de transición, el club se había quedado sin actividad. Cuando entramos teníamos tres objetivos en mente: sacar corredores de la base, dar a conocer la isla en la Península y el extranjero, y fomentar mucho el cicloturismo.

En ese momento yo no lo tenía tan claro, pero mi hermano Bartolo ya sabía que podíamos generar mucho volumen de visitas con los cicloturistas. Nos hizo ver que necesitábamos pruebas muy potentes para que la gente supiera relacionar Ibiza con deportes al aire libre como el ciclismo o el senderismo. En el 2000 celebramos la primera edición de la Vuelta y vinieron 62 participantes. ¡50 eran amigos de Bartolo, venían para hacerle un favor personal! [Ríe] Poco a poco hemos ido creciendo hasta llegar a 2016 con esos 1.200 participantes (y esos 487 ciclistas que se han quedado en lista de espera) que han llenado la Vuelta a Ibiza MMR que se disputó la pasada Semana Santa. Vivimos un auge constante del deporte al aire libre e Ibiza, por sus peculiaridades, se ha convertido en un paraíso, especialmente para la práctica del mountain bike. La isla es un parque de atracciones natural. Si todos somos capaces de entenderlo, tendremos un futuro increíble.

–¿Y en qué ha consistido el trabajo humano para que Ibiza sea más que un turismo festivo?

–La clave ha sido unir sinergias. Creérnoslo. Si todo el mundo rema en la misma dirección, el resultado suele ser positivo. Hemos conseguido muchas cosas a base de ser machacones con nuestra idea. Ese trabajo le correspondía sobre todo a Bartolo. Él nos fue convenciendo, uno a uno, de que la isla debía ser un destino de turismo activo de primer nivel. Podemos seguir creciendo. El límite lo va poner la isla. La Vuelta de mountain bike se ha desbordado, se ha desbordado la Media Maratón Isla de Ibiza, se desbordará la trail, el Campeonato de España de triatlón tendrá récord de inscritos… Estamos muy de moda porque hemos hecho muy buen trabajo, en calidad y en cantidad.

–¿Algún día la cara diurna de Ibiza venderá más que su parte nocturna y fiestera?

–No lo creo. Por lo menos, si somos capaces de aumentar la franja de deporte al aire libre, de gente sana que viene a disfrutar de la isla, de su belleza, sus calas o su gastronomía, será bueno para los ibicencos. A Ibiza se la conoce por ser el número uno en ocio nocturno. Es nuestro motor económico y hay que seguir mimándolo. Esa parte debe seguir existiendo, pero la isla tiene más caras. No tiene dos, tiene mil. Hay que descubrirlas.

–Practicaste ciclismo desde la cuna y viviste como corredor la etapa dorada del asfalto en los ochenta. ¿Cuándo explotó el mountain bike? ¿Qué ha llevado a los atletas populares a buscar experiencias en el trail y otras disciplinas que se acercan más a la aventura?

–Nos han cambiado los hábitos. Nuestra filosofía de vida es muy diferente a la de hace 30 años. Piensa en las muy buenas campañas de comunicación que han hecho pruebas punteras de mountain bike y trail. Eso influye para que muchas personas prueben con estos deportes y se aficionen. Recibimos muchos inputs positivos para movernos, hacer deporte y llevar una vida saludable. Como organizadores, eso nos beneficia mucho. Tener una isla como esta, cercana a cualquier punto de Europa, con buen clima durante casi todo el año y con unos senderos y caminos sencillamente espectaculares te garantizan el éxito si lo sabes tratar bien. Ahora nuestro reto es mimar mucho el producto para crecer bien. No se pueden hacer las cosas de cualquier manera. Los organizadores y las instituciones públicas nos lo tenemos que aplicar. Se debe tratar al participante
con mucho mimo. Cada uno de ellos es un cliente importante para nosotros. Son la base para que estas aventuras se puedan organizar.

–¿Qué cualidades debe tener un organizador de pruebas al aire libre?

–Sobre todo estar muy loco [ríe]. Hay que estarlo para meterte en esto. Te tiene que gustar mucho. Cuando acabas el evento, siempre piensas: esta es la última vez que lo hago. Pasan 48 horas, reflexionas y empiezas a recibir las felicitaciones de los participantes. Algunos te llaman o mensajean al volver a casa para decirte que la organización ha estado genial, que el destino es increíble… “El año que viene volveremos”. Esas son las palabras mágicas que hacen que se te olviden todas las penurias que has pasado para montar un acontecimiento deportivo de la magnitud de la Vuelta a Ibiza. No es un macroevento, pero tampoco es una carrera de pueblo. Eso exige muchos sacrificios. Llevamos al límite a nuestro equipo. Hay mucho estrés, pero vale la pena. Los dos centenares de personas que levantan nuestras dos vueltas desde la organización se merecen un monumento.

–La historia de la Vuelta a Ibiza ha ido en paralelo al aumento del uso de internet. ¿Cómo os ha ayudado la red para crecer como evento?

–Internet es fundamental para nosotros desde hace años. Una parte importante de nuestro presupuesto se destina a comunicación. Eso es sagrado desde hace mucho tiempo. Tenemos que ser muy potentes en redes sociales. El equipo de comunicación ha hecho muy buen trabajo en la última edición de la Vuelta a Ibiza MMR. Tú puedes hacer un grandísimo trabajo, pero si no tienes unas grandísimas imágenes, ese evento prácticamente pasará desapercibido. Luego hay que comercializarlas. Para nosotros supone un gran empujón que Teledeporte y otros canales de nivel mundial se hagan eco y proyecten las imágenes de nuestras vueltas. Cualquier prueba que quiera ser importante debe tener un buen equipo audiovisual detrás.

–Son ya 16 años como organizador de la Vuelta a Ibiza. ¿Qué momento rescatarías de la hemeroteca?

–Quizás el momento más bonito fue cuando mi hermano me dijo que venía Miguel Induráin. Bartolo tenía muy buena relación con David Ibáñez, el director general de Campagnolo. Estaban en Valencia y se fueron a Benidorm a convencer a Induráin, que estaba allí concentrado. Mi hermano me llamó para contármelo. “No te hagas muchas ilusiones –le dije– porque seguro que tiene 40 propuestas encima de la mesa mejores de lo que tú le vas a ofrecer. Vete preparando para el no”. Bartolo era una de esas personas que cuando hablaba de Ibiza y sus eventos deportivos era muy difícil decirle que no. Después me dijo David: “Joder, he asistido a charlas de muchos organizadores, pero nunca Miguel había contestado con un sí tan rápido y rotundo. Tu hermano necesitó tres minutos”. Ni le preguntó por los vuelos o el hotel. En tres minutos se lo metió en el bolsillo.

–¿Por qué era tan persuasivo Bartolo?

–Él hacía las cosas de corazón. Te lo pintaba todo tan bonito, veías que lo vivía tanto, que te quedabas embobado cuando le oías hablar de Ibiza. Si no habías estado, tenías que venir sí o sí.

–Y así hasta juntar a 1.200 ciclistas en la isla.

–Sí, y con retos importantes, como el que supone mezclar competición, con algunas de las mejores parejas de bikers del mundo, y cicloturismo. Piensa que muchos cicloturistas siguen viniendo a la isla para homenajear a Bartolo.
Mientras puedan, vendrán. Ellos van a apoyarnos a las duras y a las maduras.

Tagged: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *